Esta semana los ingenieros de Google han puesto en marcha el Android “Kill Switch”, una tecnología que permite a la empresa eliminar -de forma remota- las aplicaciones instaladas en los teléfonos de los usuarios. Es decir, puedes descargar una aplicación de Android Market y si por la razón que sea Google considera que la aplicación puede acarrear peligros de seguridad, entra en acción el “Kill Switch” y te pulveriza la descarga. Así de sencillo y de aterrador.

Si el Kill Switch actuase como una aplicación que velase por la defensa de nuestros datos personales, nuestra seguridad, el software tendría al menos “el beneficio de la duda”, pero es que las incógnitas que se desprenden tras leer los términos de servicio son numerosas “El Kill Swich puede ser usado contra cualquier aplicación que viole el acuerdo de distribución de Android Market para desarrolladores o de otros instrumentos jurídicos, leyes, reglamentos o políticas. Google puede eliminar las aplicaciones que considere oportunas a su entera discreción”. Por cierto, si te has gastado una pasta descargando aplicaciones y Google decide, pasado un tiempo, que son perniciosas para el sistema y las desintegra de un plumazo ¿Te devuelven el dinero invertido?

La decisión de Google, de dar luz verde al Kill Switch, ha coincidido con la publicación de un informe realizado por la empresa de seguridad informática SMobile, donde se indica que una quinta parte de las aplicaciones de Android, son en potencia un campo de actuación para los hackers al solicitar demasiados datos al usuario.

Esta situación, un tanto rocambolesca, se podría reducir a su mínima expresión si Google realizase un control exhaustivo de las aplicaciones que llegan al Android Market, pero tal vez no le interese.

Fuente: http://www.daswe.com

Alan Jose
@Ajras
alanjose57@hotmail.com
alanjose57@gmail.com